Una joya única que nos ofrece la naturaleza: cada copo de nieve

“Eran milagros de belleza, era vergonzoso que no fueran vistos ni apreciados por los demás. Cada cristal era una obra maestra de diseño y ningún diseño se repetía. Cuando el copo de nieve se derretía, el diseño se perdía para siempre”, dijo Bentley en 1925.

Anuncios